Seguidores

domingo, 17 de octubre de 2010

Capítulo 18. Temas de conversación.

Sara no quería que nadie se enterase  de sus hazañas nocturnas, debido a que como todos bien sabíamos, en Nagonia, nuestro precioso pueblo costero, los rumores volaban. Y que Federico, el sobreprotector hermano de Sara se enterase de lo que esta hacía sería una grave tragedia para ella.

Esta era la explicación de Lucas, la cual podría haberse ahorrado ciertos detalles como que una vez, el hermano se Sara los pilló en casa de ella casi en pleno tema, y esta tuvo que estar una larga temporada escapándose para poder ver la luz del sol. No quería saber cual era ese tema.

Ahora bien, por muy creíble que fuese la teoría de Lucas, yo lo que es creérmela pues no me la creía. Por su mal fingida tranquilidad, por la duda en sus ojos, porque evitaba encontrarse con los míos, porque no hacía falta irse a un lugar apartado para decir eso… Pero aun así, intentaría creérmelo, hacerme a la idea de que estaba creando una paranoia de esto yo sola y que quizás un par de besos para tranquilizarme sería mejor que darle tantas vueltas al tarro.

-          ¿Estás segura de que no dijeron nada más? –preguntó aun preocupado.

Y esta era otra de las razones que no me dejaban olvidar las dudas que me asaltaban en todo momento. ¿Qué se suponen que podrían haberme dicho para que le preocupase tanto?

Era raro por que notaba como él también dudaba de las posible cosas que yo no le habría contado sobre aquella extraña conversación, con una chica a la que siempre creí que pasaba desapercibida y era tímida, y ahora resultaba ser de lo más relevante. Pero no, no se lo había contado todo y no sabía por qué no nombré nada acerca de que es lo que se supone que debería callarse por su propio bien y por su ego.

De todas maneras era bastante fácil buscar el lado positivo de todo esto por muy insignificante que fuese, y es que Lucas estaba realmente mono con aquella mirada preocupada mientras buscaba mis respuestas, recostado sobre un árbol al que daba patadas mientras hablaba, para evadirse de tener que mirarme. Sí, estaba especialmente guapo, ¿pero y cuándo no lo estaba?

-          Lucas. –suspiré. –Ya te lo he dicho, nada más digno de mención. Deja ya de darle vueltas y no te preocupes más.  
-          No estoy preocupado por nada. –afirmó encogiéndose de hombros. Reí mientras me acercaba a él.
-          Mi novio no sabe mentir, ¡genial, te las voy a pillar todas! Ya que no estás nada preocupado, ¿para que hablar tan apartados? –Sonrió, enarcando las cejas como si se le hubiese ocurrido una brillante respuesta.
-          ¿Qué te hace pensar que te he traído aquí para hablar?

Y antes de que pudiese decir nada, ya me había estampado contra él, literalmente. Era una buena manera de perder la concentración porque se me olvidó por completo que iba a decir, ni siquiera estaba segura de si iba a decir algo. Aunque podía escuchar un molesto sonido proveniente del bolsillo de mi pantalón. Descolgué el móvil.

-          ¡En casa en 5 minutos que vamos a comer! –gritó mi madre destrozándome el tímpano.
-          Ya voy mamá.
-          Ya voy no, ¡ya! –Gritó de nuevo antes de colgar.

A saber porque estaba ahora de mal humor, seguro que se habría encontrado alguna barbaridad en algún examen y ya estaría pensando el curso que le esperaba en esa clase, o algo por el estilo. 

-          No se si tenerle más miedo como tu madre o como mi profesora de lengua. –dijo Lucas riendo.
-          Lo que se es que debería irme. –Lucas me dio la razón. –Aunque pensándolo mejor… por cinco minutos no creo que pase nada.



Me esperó una buena bronca al llegar a casa. Cuando mi madre llamó serían alrededor de las dos del mediodía y cuando llegué a casa, casi daban las tres. Pero ni las voces de mi madre, ni la reflexión en tono enfadado de mi padre sobre que hay que comer todos juntos, ni las risas de mi hermano, impidieron calmar mi buen humor.

Y no iba a consentir que una tontería como la de esta mañana con Sara, unas estúpidas palabras, estropeara lo más mínimo esta tonta alegría de la que Lucas también parecía estar contagiado. Así que, si tenía que saber algo me enteraría fácilmente si íbamos al equipo de Horquilia, lo cual era lo más probable.

De todas maneras no me sentía mal con él en ese sentido porque estaba claro que era un tema incómodo para él y sabiendo cosas de su pasado como la muerte de su hermano, me daba miedo hurgar sin querer en la herida.


A eso de las cinco llegaron los padres de Andrea a recogerla para llevársela a casa, ya que aun faltaba para que Lidia se marchase y decían que era demasiado abuso. Traían dulces como siempre que venían y se quedaron a merendar.

Los padres de Andrea eran la viva imagen de que los polos opuestos se atraen; ella, una prestigiosa abogada, morena de ojos oscuros, proveniente de una rica familia conservadora; él que siempre llevaba pintas de guiri, era un fracasado pintor que se fue de casa cuando era joven para perseguir su sueño en vez de ayudar en el negocio familiar, de la familia la cual no sabía desde hace años. Pero por muy diferente que fuesen siempre que los miraba me recordaba a dos adolescentes enamorados.

Estábamos sentados en el jardín tomando café, bueno, nosotras tomábamos unos frapuccinos que preparó mi prima ya que le salían deliciosos. Mis padres y Esther, la madre de Andrea, hablaban de la crisis, por no perder la costumbre. Nosotras mientras conversábamos con Luis, el padre de Andrea.

-          ¿Y como son los chicos? -nos preguntó interesado Luis.
-          Pues la verdad que son una panda pijos ricos. -dije yo riendo junto a Lidia.
-          Lucas es un pijo, Gabriel no. -quiso corregirme Andrea, seguro, que para contentar a su padre.
-          Cariño, he visto a el tal Gabriel, -hizo una pausa y me miró asintiendo. –es un pijo, pero no tiene nada de malo, yo me casé con tu madre. –Miró a su mujer de reojo, verificando que lo había oído y se sonrieron con complicidad. Entonces Luis se acerco más a su hija y susurró. –Espero que estés utilizando lo que te di.

María se acercó sigilosamente por detrás de Luis y este se sobresaltó al notar que todos habían escuchado lo que susurró a Andrea.

-          Por tu bien, espero que no le hayas dado preservativos a la niña. Los adolescentes ya están demasiado espabilados. 
-          ¿Los adolescentes? -intervino mi madre. –El viernes le quité a una niña de doce años una carta que estaba escribiendo en clase, le escribía a un tal “gordito mío” que tenía muchas ganas de que hicieran el amor. ¡Con doce años! -Todos la miramos con los ojos como platos. –No te preocupes María, se que nuestras hijas son responsables. 
-          Es bueno que sean maduras y responsables, pero preferiría que mi hija siguiese siendo mi niña, -dijo mi padre antes de mirar a Lidia. –y mi sobrina, mi sobrinita. 
-          Mario, ¡no seas antiguo! -dijo Luis a mi padre mientras el resto de nuestros padres reían. Nosotras por el contrario nos mirábamos unas a otras un tanto desconcertadas por el tema de conversación.
-          ¡No seas tu tan moderno! –le riño María. –Deja de incitar a la niña a hacer…
-          ¡Parad ya! –inquirimos nosotras, incómodas por el tema de conversación. Pero lejos de callarlos, rieron aun más. –Vamos arriba a recoger mis cosas.-dijo Andrea mirándonos a mi y a Lidia.


Las tres salimos literalmente corriendo del jardín dejando atrás las risas divertidas de nuestros padres. Siempre me había resultado muy divertida la actitud de Andrea frente a sus padres, siempre avergonzada. Entendía que se comportase así delante de su madre, que era posible que prefiriese que su hija llegase virgen al matrimonio pero no entendía el problema con su padre, al menos en este tema.


-          ¿Desde cuando te avergüenza a ti que tu padre te de… regalitos? –le pregunté mientras metía maquillaje en su neceser.
-          Mi padre cree que utilizo los regalitos. –suspiró. –Me encanta como es mi padre, pero a veces desearía que fuese un poco mas normal, ¿Qué padre se siente cómodo hablando sobre la vida sexual de su hija? Sabe que a mi no me importa, pero cuando es tan insistente es incómodo.  
-          Un momento, ¿no utilizas los regalitos? –le pregunté extrañada. –No contestes si te sientes incómoda de que me meta en tu vida sexual, todos sabemos lo que te avergüenza este tema. –ironicé riendo.
-          Idiota. –me dijo mientras se dirigía a mi mesita de noche y guardaba algo. –No, no utilizo los preservativos, para ti.
-          No creo que Celeste lo utilice más que tú, pero déjalos en la mesita de noche así están a mano. –río Lidia. –Anda cuéntanos que pasa.
-          Gabriel y yo nada de nada. –se sentó en mi cama y Lidia y yo la seguimos. –pero eso me da igual. El caso es que desde que lo hicimos la primera vez esta súper raro, y va de chulo putas, pero estoy segurísima de que era virgen.
-          ¿Y?
-          Creo que me tiene miedo y necesito saber que le pasa. –acto seguido me miró con carita angelical, pestañeando rápido.
-          ¡No, no y no! Sueña si piensas que voy a hablar sobre eso con Lucas que una cosa lleva a la otra y paso… ¡Que no, que no!
-          Anda Cele no seas mosquita muerta. –intervino Lidia.
-          Tu virginidad te va estar persiguiendo hasta que la pierdas de vista, o hasta que la pierdas simplemente. –Rieron al unísono. –Es broma, no hagas nada que no quieras hacer, déjaselo bien clarito a Lucas.


Mi móvil empezó a sonar, recorrí la habitación saltando los bártulos que Andrea aun tenía tirados por la habitación y alcancé el teléfono. Era Lucas.

-          ¿Te apetece ver una peli esta noche? –preguntó antes de que me diese tiempo a decir nada.
-          Claro, pero ¿por qué en vez de salir no vienes y la vemos en mi casa? Andrea se va hoy, mis padres salen a cenar con los suyos y ya me encargaré de echar a Lidia. Elige tú película.
-          ¿Solos? Suena mucho mejor que ir al cine. –río. – ¿A las nueve en tu casa?
-          A las nueve en mi casa. ¡Ciao! 

Cuando me quise dar cuenta, dos cotillas estaban pegadas a mi oreja.

-          Eso ha sonado a proposición indecente… -aseguró Andrea. –¡Es la ocasión perfecta para echarle un cable a tu amiguísima del alma! El destino lo ha querido así…
-          Vamos a ver una película, nada más. No vamos a hablar sobre nada de eso, ¿de acuerdo?

11 comentarios:

  1. Me encanta la historia. Te sigo :)

    ResponderEliminar
  2. hola!!
    me encanto el capitulo!!
    Aver que pasa en el siguiente capitulo! Los dos solos en casa, viendo una peli.... xD
    Aver si no tardas en publicar que se me ha echo corto el capitulo! Tengo ganas de leerte mas guapisima!
    Besitos y sigue asi :D

    ResponderEliminar
  3. Jajaja..ya solo una película xD
    Una cosa, llevó a la otra y...

    Publica pronto:)
    Besoos!

    ResponderEliminar
  4. Hola, Cele... jajajaja. He leído el capítulo y he de decirte que en los tres últimos has mejorado notablemente. Se nota cantidad. La historia simpática y veremos a ver qué va a pasar con esa peli... Sigue así mejorando cada día. Un beso grandote. Laura.

    ResponderEliminar
  5. Me encanta el capítulo, bueno, como tdos!:P
    Sigue así! y actualiza pronto^^

    ResponderEliminar
  6. Hola! te sigo! me he leido unos cuantos de capitulos y quiero leer la historia entera :)
    pasate por mi blog si quieres
    martachatin.blogspot.com
    un beso!

    ResponderEliminar
  7. Waaaaaaaaaaaa!!! Bueno. Lo prometido es deuda!! Me leo tu historia y encima los 18 en toda una noche!! y cada uno con su comentario =D. Ahora tendré que sperar a que subas otro capítulo!!!! Decirte tb ke me encanta, me tienes enganchada!!! Cuando suba mi proximo capítulo de Sueños reales en mi blog: www.beita1989.blogspot.com
    Te pondre de recomendada, asik si kieres.. pasame una foto para ke resalte tu blog entre tantos ke tengo!!! Sino.. Ya me lo apañaria como pudiese!! Besos wapa y... Nos leemos!! muaks y sube prontito!!

    ResponderEliminar
  8. diosssss que pasada de historia me as enganchado toda la tarde me la e leido dle tiron me encantaaaaaa avisame del proximo cpaitulo x fa xfa xfa no s et eolvide aiiiss como molaaaa ais k pasara.... xD

    ResponderEliminar
  9. me encanta me encanta me encanta me encanta!
    me he enganchado completamente! estoy esperando el proximo capitulo con impaciencia!
    yo tambien escribo una historia pasate por mi blog, y le hechas un vistazo :)
    un beso!

    ResponderEliminar
  10. Esta SUPER CHULO el capitulo, ademas es muy largo
    sigue escribiendo asi. Me estoy viciando al blog todos los dias lo visito es de los mejores. Es muy intereante lo k le pasa a Celeste.
    Bueno bss y k sigas escribiendo, no tardesss.

    ResponderEliminar